Archive for the ‘Uncategorized’ Category

h1

El monitor

julio 17, 2007

No, no, no me refiero a ningún monitor de piscina o aeróbic. Me refiero al hecho de que monitorizan al bebé para saber como anda en sus últimos días de estancia amniótica, lo que también se conoce como “las correas”.

Ayer me pusieron dos sensores en la panza y registraron las contantes vitales de mi chipi. Su corazón latía como un caballo al galope y cada vez que se movía la velocidad del latido aumentaba, era impresionante!. Cada patadita de mi chipi encendía una lucecita en el monitor y los altavoces se disparaban. Fue emocionante y un poco angustioso.

Mi médico dijo que todo estaba muy bien y sus palabras fueron ” la criatura está muy bien, de hecho, acelera estupendamente“. Pero bueno!, que se ha creído!,  que mi Lucía es un Megane o un Ibiza!! La verdad es que los médicos no te dan mucha información pero si pronuncian las palabras mágicas “todo va bien” a ti ya no te importa nada más.

Bueno, ahora toca esperar a la cigüeña una semanita más. Hasta pronto!!

h1

La habitación

junio 15, 2007

Estaban a punto de negarnos la entrada en la Cadena Los Tigres. Después de un par de meses discutiendo sobre la decoración de la habitación de la chipirona, aquella tienda se había convertido en nuestra segunda residencia. Nos montamos un par de sillas de camping junto al almacén, incluso nos pusieron una taquilla donde guardar las zapatillas de andar por casa y el albornoz, y allí nos pasábamos las tardes revisando catálogos de cenefas y papeles de colores, hasta que el agotamiento pudo con uno de los dos: “pues tampoco me gusta esta”, “pues vete al carajo”, “pues elige la que tu quieras”, “pues esta misma”, “pues dale”, “pues venga”.

Papel con rayas blancas y azules y cenefa con mariposas, esa ha sido la concesión (perdón, quise decir elección). Al menos hemos evitado al Pato Donald, los osos amorosos y otras horteradas por el estilo (no se pueden ni imaginar la perversión mental de la gente que diseña cenefas. El catálogo parece elaborado por Edgar Allan Poe).

Como verán en las fotos, parecíamos una familia de gitanos pintando una habitación (el papa, la mama, el suegro, el hermano, el sobrino), hasta Susana se puso a empapelar utilizando la barriga como pisapapeles. Al final, la cosa ha quedado apañada, veremos lo que tarda la niña Lucía en arrancar el papel o pintar las paredes con un rotulador.

papelando.jpgrafapablo.jpgfinal.jpg

h1

Me come el espacio

marzo 8, 2007

Hasta ahora, el chipirón sólo había provocado cambios en el interior del cuerpo de Susana. Últimamente, su presencia comienza a notarse en el exterior: a medida que crece, yo voy perdiendo espacio.

Primero perdí un palmo en la cama, y la barriga me come terreno por momentos. Después tuve que ceder un cajón de la cómoda (donde guardaba el pijama) para almacenar toda la ropa del chipirón que la gente ha comenzado a regalarnos. De hecho, en previsión de lo que se nos viene encima, hemos comprado un nuevo armario para la habitación del ordenador (que pronto será la habitación del chipirón) y he vuelto a perder terreno: tendré que colocar la guitarra en algún altillo porque si no, no hay donde poner el resto de mandangas.

Y me temo que esto no ha hecho más que empezar. Mañana sabremos si niño o si niña, si rosa o si azul. Si resulta que es niño, habré perdido para siempre la habitación del ordenador, y si es niña, me tendré que despedir del cuarto de baño. Así están las cosas.

PD: Y lo que es peor, me ha robado el aroma de la piel de mi flaca, que ahora sólo huele a crema antiestrías.

h1

13 semanas

enero 22, 2007

La primera ecografía en la que el chipirón tiene forma humana (antes tan sólo era una mancha). Mide seis centímetros y viene con todas las piezas. Según el ginecólogo, todo está perfecto.

eco1.jpg


La Susana ha intentado convencerme de que se le ven los dedos de los pies y, aún peor, de que el chipirón los dobla como yo (lo cual, además, indicaría que es un niño, porque según ella, una señorita no dobla los dedos de ese modo).  Yo, que no veo los dedos por ningún lado, ni siquiera sabía que doblase mis dátiles de alguna forma peculiar, no me lo acabo de creer. Pero vaya, las chicas saben más de esto…..

h1

El tiempo del chipirón

enero 22, 2007

Hace 13 semanas y media que comenzó nuestra cuenta atrás, su cuenta adelante. Cada día que pasa, la barriga de la Susana se curva un milímetro más y, en el interior, al chipirón se le forman los dedos de los pies, le nacen mil neuronas o engorda la milésima parte de un gramo.

La Susana está embarazada y el ‘chipirón’ es el nombre familiar con el que nos referimos al cachorrito que lleva en el vientre. No es muy dulce, pero estaremos de acuerdo en que ‘embrión’ o ‘feto’ tampoco mejoran mucho las cosas. Cuando sepamos el sexo, decidiremos un nombre. Mientras tanto, chipirón vale para referirse a ese hombrecito/mujercita de seis centímetros que aparece en la ecografía.

Si pudierais escucharle el corazón, late como una locomotora. Es un sonido extraño. De hecho, desde que estamos embarazados escuchamos cosas muy extrañas. Parece que a todo el mundo le han dado cuerda, y sienten la necesidad de explicarte cualquier cosa que haya escuchado, leído, vivido o quizás inventado acerca del embarazo.

A través de este blog me gustaría explicar cómo va creciendo el chipirón, pero sobretodo, recoger todas las historias surrealistas que van llegando a nuestros oídos en torno a la gestación y al hecho de ser padres. Por ejemplo: hace un par de días, la señora X (no la identifico por discreción, pero me temo que nos regalará grandes titulares) le dijo a Susana que no cruce las piernas porque entonces el niño saldrá con vueltas de cordón.

Bienvenidos a todos. Seguiremos informando.